GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador · Informe de cuentos · «Moreto »

Título: «Moreto»
Variantes del título:
Autor: Salas y Quiroga, Jacinto - ()
Revistas: Semanario Pintoresco Español, -, 117 (24 de junio de 1838), pp. 610-612.
Volúmenes:
Variantes:
Resumen: Lope de Vega, Baltasar Elisio de Medinilla y Agustín Moreto se solazan en uno de sus paseos por la espaciosa Vega de Toledo leyendo los agudos epigramas del conde de Villamediana. Departiendo sobre comedias y poesías, los tres amigos se ven abordados de improviso por una cuadrilla de pillos que les reclaman dinero. Ante las insistentes amenazas, acceden a fin de evitar males mayores. En estas, el cabecilla del grupo, reconviniendo a Moreto privadamente, le hace saber de la llegada a Toledo de don Rodrigo de Alvear, dándole toda clase de detalles sobre su hospedaje y sus costumbres. Cuando desaparece el grupo de mozos, Moreto, cabizbajo, queda sumido en un evidente desasosiego, y ninguna de las razones expuestas por sus dos venerables amigos para que les revele el motivo de su preocupación tiene éxito.


Ya en sus aposentos, un afligido Moreto lee, con lágrimas en los ojos, la carta en la que su desventurada madre le confesara hace tiempo la causa de sus angustias: su orfandad y refugio en un compañía de comediantes en la que llega a ser primera dama; su enamoramiento de un gallardo actor llamado Rodrigo de Alvear, al que regala una sortija en prueba de amor, y al que este responde con repetidos intentos de abuso hacia su persona; y, en fin, la cumplida venganza de un despechado don Rodrigo, presentándose un año después de este suceso en casa de la muchacha, ya feliz y casada, para turbar la paz de su matrimonio haciendo alarde de la sortija y de una carta que él interpretaba a su modo.


Agustín Moreto, haciéndose depositario de la memoria de sus padres y los sinsabores pasados sobre todo por su madre, impetuoso y conmovido por la relectura de aquella carta que creía ya olvidada, se arma de valor y sale en busca de don Rodrigo de Alvear, al que provisto de bastón y espada, como le había indicado el mozo, encuentra en la calle Nueva saliendo de la casa del Arcediano. La refriega es inevitable y don Rodrigo de Alvear cae muerto. Cuando Moreto va a arrancarle la sortija, la presencia de la ronda lo impide. Unos minutos más tarde, un amigo íntimo de Moreto entra precipitadamente en el aposento de este para comunicarle la fatal noticia que en la calle Nueva han encontrado muerto a Baltasar Elisio de Medinilla. Don Agustín, con un ¡Dios mío! alentado por el terror, cae desmayado ante un atónito Lope de Vega, quien ve con dolor bajo la capa de su amigo una espada teñida en sangre.

Temas, motivos y tipos: Engaño. Confusión de identidad. Venganza. Muerte por equívoco. Arrepentimiento.
Aspectos formales: El marco histórico se sitúa en el siglo XVII. El autor convierte en protagonistas del cuento, por este orden, a Agustín Moreto, Baltasar Elisio de Medinilla y Lope de Vega. Para ello estiliza y transforma en motivo de ficción una anécdota, entre real y legendaria, de la vida de Agustín Moreto. La voz del narrador omnisciente interviene en la acción con constantes observaciones. En cuanto al espacio, queda ubicado en tres microespacios de la ciudad de Toledo que corresponden asimismo con las tres escenas de la historia: la vega, la casa donde vivió Moreto y que hiciera construir su protector, el cardenal Moscoso, y la calle Nueva. El tiempo transcurre de forma lineal y sin solución de continuidad.


El cuento no tiene moraleja, pero sí unas palabras autoriales a modo de colofón (separadas con un espacio en blanco del discurso anterior) en las que se supone que a raíz del fatal equívoco con que termina el cuento, Moreto, profundamente arrepentido, dejó encargado en su testamento de 1669 que le enterrasen en el pradillo de los ahorcados, orden que su hermano don Julián y el licenciado don Francisco Carrasco Marín, sus albaceas, no tuvieron a bien ejecutar.

Sección:
Observaciones: Al frente del relato se estampa un retrato de Agustín Moreto, grabado obra de Serrán-Ortega del que el autor, en su colofón, asegura que «es el primero de este célebre poeta que ve la luz pública». Y añade: «Es copia del único que existe, consérvalo como objeto muy precioso y digno de serlo a todos títulos un caballero muy distinguido de Toledo».

Clasificación genérica: Histórico.

Jaume Pont

Imprimir