GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador · Informe de cuentos · «La cruz de palo. Novela romántica »

Título: «La cruz de palo. Novela romántica»
Variantes del título:
Autor: Alarcón, Pedro Antonio de - (Alarcon, Pedro Antonio de)
Revistas: El Mundo Pintoresco, I, 30, 31, 32, 33 (31 de octubre de 1858; 7 de noviembre de 1858; 14 de noviembre de 1858; 21 de noviembre de 1858), pp. 235-238, 243-244, 254-255, 258-259.
Volúmenes:
Variantes:
Resumen: En la primera mitad del siglo XVI, al sur de Sevilla se encuentra la aldea de Guadalcázar, al lado del castillo homónimo. María, hermosa hija de lugareños, es seducida por el joven señor de Guadalcázar y pierde su honra. Después de quedar en encinta, María le reclama el reconocimiento de su amor. Bermudo, el señor de Guadalcázar falta a su promesa y la abandona, ya que piensa engrandecer la nobleza de su estirpe casándose con la heredera de Guerri. María, dolida y orgullosa, rechaza la hipócrita ayuda del señor feudal y jura criar el niño para que éste se vengue por ella. La noche posterior al nacimiento del niño, el señor ordena sustraerlo para luego mandarlo a Galicia al cuidado de su hermano Alfonso, un clérigo. María muere de agitación y tristeza. Gonzalo, un enamorado de la joven y leal amigo, testigo de todo lo sucedido, entierra a la desgraciada mujer en la colina frente al castillo, donde ella conoció al señor de Guadalcázar. Sobre la tumba levanta una cruz de palo con la inscripción de «María, 1530». Y a pesar de que los Guadalcázar ordenan constantemente quitar la cruz de su lugar, ésta siempre vuelve a aparecer en la colina una y otra vez.


Dieciocho años después, el enviudado señor de Guadalcázar quiere casar a su hija y única heredara Hermenegilda con el Conde de Monte-alto, su princial rival para casarse con la Duquesa del Olmo, ya que entre la Duquesa y el Conde existe un compromiso matrimonial previo. Hermenegilda se resiste a la decisión de su padre, ya que días atrás se ha enamorado de un joven trovador llamado Fernando quien le salvó la vida de la boca de un lobo cuando volvía de caza y que ronda el castillo cada noche con sus serenatas de amor. El padre acepta el consejo de su mayordomo García de matar al joven y hacer ver que su desaparición se debe a que ha dejado de amarla. La noche en que persiguen al trovador, Hermenegilda consigue verse a solas con éste jurándose amor y fidelidad eternos. Fernando le promete emprender su carrera militar y volver con las glorias de guerra para merecer el amor y el título de su amada. Al salir del castillo, el joven se enfrenta al mayordomo y sus secuaces y acaba matando a éste pero resulta mortalmente herido. La llegada de Alfonso en este momento desvela la identidad del joven trovador, que es en verdad Hermenegildo, el hijo ilegítimo del señor de Guadalcázar que, ignorando todo, se había escapado del amparo de su tío y viajaba con un nombre falso por Andalucía en busca de sus orígenes. El joven muere en brazos de su amada y hermanastra, pronunciando el último perdón a su padre.


Tres días después, el señor de Guadalcázar descubre a través de las cuentas que ha dejado García su ruina económica, recibe sucesivamente la noticia del casamiento de su amada Condesa del Olmo con el Conde de Monte-alto, la partida de su hermano Alfonso y la decisión de tomar los hábitos de su hija Hermenegilda. Entonces, abandonado, triste y arrepentido, decide visitar la tumba de María en la cima de la colina, donde encuentra al viejo Gonzalo oponiéndose a que el señor quite de nuevo la cruz. Bermundo, visto a sí mismo como un diablo, cae de rodillas, evoca con pena por primera vez el nombre de María, su amor de juventud y seguidamente enloquece.

Temas, motivos y tipos: Amor trágico. Mujer angelical. Seducción. Traición amorosa. Deshonra. Ambición. Maldición. Heroicidad femenina. Robo. Muerte. Misterio. Paso del tiempo. El criado superior. El poeta. Expósito. Joven sin miedo. Amor. Matrimonio de conveniencia. Expiación. Hermanos. Piedad. Perdón. Arrepentimiento. Resignación. Locura. Venganza.
Aspectos formales: La narración se divide en seis capítulos marcados con números romanos, una conclusión y un epílogo. El primer capítulo, «Una noche de primavera», se inicia con un marco narrativo en el que un narrador exterior identificado con el autor narra en presente y anuncia una historia de cuatro siglos atrás escrita en un pergamino. Seguidamente, el mismo cede la voz a un narrador omnisciente que narra en pasado. Los demás capítulos llevan por título el nombre de un personaje cuando tal personaje se convierte o bien en el hilo conductor o bien el narrador testigo del mismo. Existen profusos diálogos entre personajes. Tampoco faltan digresiones sobre algunas acciones y descripciones de ciertos paisajes. La narración cuenta con una analepsis sobre lo pasado en 1530, sobre la vida y la muerte de María mediante la voz de Gonzalo revelando el misterio de la cruz de palo al advenedizo Fernando. El tiempo externo es la primera mitad del siglo XVI y el espacio, una aldea al sur de Sevilla llamada Guadalcázar, mientras las acciones más relevantes se concentran en dos fechas y lugares: alrededor del año 1530 en la aldea, la cabaña de Isabel y la cima de la colina; en el año 1548, en el castillo del señor de Guadalcázar.

Sección:
Observaciones: Antes de la firma del autor en forma de «P. A. de Alarcón», se imprime el año y lugar de su composición: «Guadix 1852». La narración, por su estructura, sus rasgos textuales, se acerca más a la novela que al cuento, pues es también susceptible de considerado novela corta. Se trata de una obra de la primera etapa de creación literaria y una de las poco conocidas del ilustre escritor.


El motivo de la no inclusión de esta narración en las Novelas Cortas nos la explica el mismo autor mediante las siguientes líneas en su Historia de mis libros: «si además de las Novelas Cortas contenidas en los tres tomos publicados por la Colección de Escritores Castellanos, aparecieren algunas otras de mi juventud, conste que reniego de ellas y que prohibo absolutamente su reimpresión, por considerarlas insustanciales y de mal gusto. […] Pues vuelvo a decir que en ninguno de los trabajos de aquellos tiempos, en que los críticos racionalistas me suponen indiferente como moralizado, hay concepciones o relato que no lleve el sello del idealismo más puro, o en que deje de proponerme un fin consolador y edificante, bien que a las veces se reduzca a riduculizar el falso amor y el sensualismo, como se ve en mis más picantes novelillas».


Alarcón encabeza los capítulos I, II, II, IV de la novela corta con epígrafes citados de autores como Walter Scott, Víctor Hugo, Balzac y Meléndez Valdés, de los cuales, sabemos que los tres románticos son para el autor modelos confesados en esa primera época de creación literaria.

Clasificación genérica: Histórico. Legendario. Sentimental.

Siwen Ning

Imprimir