GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador · Informe de cuentos · «Vanitas, Vanitatum »

Título: «Vanitas, Vanitatum»
Variantes del título:
Autor: Rubio, Carlos - (Pablo Gámbara)
Revistas: El Museo Universal, X, 14 (8 de abril de 1866), p.111.
Volúmenes:
Variantes:
Resumen: A sus cincuenta y cinco años, Juan suspira por casarse. Pero por mucho que alienta este deseo, su soltería parece no tener remedio. El ejercicio de la duda sistemática a la que tan proclive es su carácter, así como una exagerada precaución y exigencia para con las mujeres, le impiden decidirse. Hasta que un día el irresoluto Juan conoce a vecina suya, mujer que desde que tuviera un desengaño amoroso a los quince años ha prometido no casarse. Y Juan la toma por esposa, a pesar de que todos los indicios dan a entender que aquella mujer es la que menos le conviene. Una equivocación más en su vida, convertida en un rosario de indecisiones deshojando, más para mal que para bien, la margarita de numerosos oficios, credos políticos y religiones.


Al final de su trayecto vital, en su agonía, Juan se duele sin remedio del camino recorrido, no sin desear que de existir la metempsicosis, y de acuerdo con sus méritos, lo que le correspondería es convertirse en avestruz. Pero como todo esto sucedía en Alemania en la noche de Pascua, donde por tradición popular hablan los animales y las plantas, no pasó tiempo en que un avestruz protestara de inmediato llamándole de manera desafecta Juan Cantueso. Pronunciado dicho nombre, no se hizo esperar la protesta de un cantueso, descontento de aquel desprecio. Juan se exclamó quejándose entonces por su suerte y la de la creación y diciendo: «Dios mío, ¿habéis hecho al hombre rey de la creación para que sea el más torpe de todos los seres creados?». Dichas estas palabras, fue esta vez la naturaleza toda la que elevó con una sonora carcajada de burla, recordando al moribundo que el hombre, al igual que todos los seres vivientes, no es sino un diente más de la máquina de la creación. «Juan se tapó la cabeza y se murió de rabia exclamando: ―¡Señor, Señor, quitad a la creación la vanidad!».

Temas, motivos y tipos: Vanidad. Soltería. Matrimonio. Burla.
Aspectos formales: El cuento se divide en cinco breves capítulos marcados con números romanos. La acción dramática es casi inexistente, circunscribiéndose el discurso narrativo a la caracterización estática de la voz del narrador omnisciente. El personaje protagonista es pura encarnación de una idea: la vanidad. Espacio y tiempo, indefinidos, solo se precisan con una nota que alude a Alemania en la noche de Pascua. El tiempo transcurre de manera lineal, aunque con elipsis temporales constantes en el acontecer vital del protagonista. Las únicas escenas dramatizadas se corresponden a la escena final y también única: el diálogo alegórico entre el personaje y la naturaleza.

Sección:
Observaciones:
Clasificación genérica: Alegórico. Moral.

Jaume Pont

Imprimir