GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador » Informe de Autor » "Barrantes, Vicente"

Vicente Barrantes

 

Vicente Barrantes Moreno (Badajoz, 1829 - Pozuelo de Alarcón, 1898) fue periodista, poeta, narrador y destacado bibliófilo e investigador histórico sobre Extremadura. Hombre dedicado a la política, le tocó vivir un periodo convulso y a la vez apasionante de la historia de España: desde la guerra civil carlista, pasando por la agitada regencia de la reina Cristina, el reinado nada apacible de Isabel II, el estallido de la revolución del 68, la breve Primera República, el periodo más sosegado de la Restauración borbónica y también el más problemático, pues murió el año de la pérdida de Cuba. Como hombre inmerso en su tiempo participa en Madrid, ciudad a la que se había trasladado en 1848, en la Vicalvarada de 1854; consigue el acta de Diputado por la provincia de Cáceres en 1858. En 1866 fue nombrado Ministro de Ultramar y enviado por poco tiempo a Filipinas, país en el que residiría también entre 1885 y 1888. Estas estancias son el origen de algunas de sus obras sobre la cultura de la colonia española. Barrantes abandona la política en 1872 desilusionado por la «Gloriosa» y la República, y criticando duramente este periodo revolucionario de la historia de España. «Ideológicamente -como señala José Luis Bernal Salgado- Barrantes, como le sucediera a otros muchos intelectuales de su tiempo, evolucionó desde las ideas abiertamente liberales y las posiciones incluso revolucionarias de la juventud [...], hasta el conservadurismo reaccionario que le caracterizaría en la madurez».

 

Sus primeros trabajos como escritor y periodista se encuentran en el periódico de Badajoz El Guadiana de 1846. Dos años después se traslada a Madrid donde se gana la vida como colaborador en diferentes publicaciones de la época: El clamor público. Periódico del partido liberal, de carácter marcadamente progresista y Las Novedades, órgano también liberal. Sus colaboraciones en esos tiempos son fruto del activismo político. En 1854 publica en Las Novedades, los artículos que luego recogería en La joven España, en los que defiende los principios del partido conservador «La Unión Ibérica» y critica tanto a republicanos como a moderados. En 1859 publica con el seudónimo Abate Cascarrabias un folleto satírico-político titulado Moros y cristianos. Al año siguiente en El Bardo ve la luz una «Colección de artículos en prosa y verso» que lleva por título Álbum del Bardo y en 1861 una serie de folletos titulados Las píldoras bajo el mismo seudónimo y también de contenido satírico y político.

 

En 1852 publica una novela autobiográfica titulada Siempre tarde (1852) y traduce a Karr (Fa sostenido, 1852), Balzac (La piel de Zapa, 1853), y Dumas (El Conde de Montecristo, 1854). Colaboró en La Ilustración y el Semanario Pintoresco Español y trabajó intensamente como redactor para El Mundo Pintoresco (1858-1860). En este último publicaría imitaciones de Poe y Hoffmann y otras narraciones breves que recogería en 1875 bajo el título Cuentos y leyendas (1875). Contribuyó también a la novela histórica con Juan de Padilla (1855-1856) y La viuda de Padilla (1857).

 

Aunque no pasará a la historia de la literatura española como buen poeta, merece un modesto lugar en el panorama de la poesía de los años cincuenta del siglo xix como introductor, imitador y aclimatador de la balada, e iniciador, junto a otros poetas como Antonio de Trueba, Augusto Ferrán y José Selgas, de una corriente de poesía más intimista y lírica que prepara el camino a Bécquer y Rosalía de Castro. En 1853 publica Baladas españolas, volumen en el que recoge composiciones publicadas anteriormente en la prensa periódica y en 1865 una segunda edición corregida y ampliada. Aunque la mayoría son originales se inspiró en algunas baladas de Goethe, Marmier, Hugo o Campbell. En 1875 publica Días sin sol, colección de su otra poesía publicada en la prensa periódica y en antologías.

 

Su mayor contribución se encuentra, no obstante, en su labor como bibliófilo e investigador histórico de Extremadura. Ingresó en 1858 como diputado a Cortes por Cáceres y a partir de un accidente de 1859, el vuelco de la diligencia en que viajaba y que tuvo como consecuencia la amputación de una pierna, dedicó buena parte de su obra a su tierra natal. Barrantes es autor del Catálogo razonado y crítico de los libros, memorias y papeles, impresos y manuscritos que tratan de Extremadura... (1865), del Aparato bibliográfico para la historia de Extremadura (1875-1877), del Índice de la biblioteca extremeña (1881), de estudios sobre el teatro extremeño del siglo xvi, y de volúmenes de creación literaria como Narraciones extremeñas (1872-1873).

 

Colabora en el Semanario Pintoresco Español durante ocho años, desde 1849 hasta 1856, poco antes de que la revista desapareciera. Lo hace con poesías, artículos de crítica literaria, un relato histórico y sentimental que él califica de novela («La querida del soldado»), un cuento de inspiración folclórica («El espejo de la verdad») y un par de artículos periodísticos que podríamos llamar de impresiones: un total de veinticuatro colaboraciones. La asiduidad de su presencia en las páginas de la revista es notable; semejante a la de Cecilia Böhl de Faber, que publicó en la revista desde 1849 hasta 1855, es decir, un año menos que Barrantes, con veintidós trabajos, o que Clemente Díaz, que vio en las páginas de la revista el mismo número de contribuciones que Barrantes, pero en diez años (1836-1846).


Cuentos

 

Vicente Barrantes, «La querida del soldado. Novela original», Semanario Pintoresco Español, 34 (26 de agosto de 1849), pp. 269-271; 35 (2 de septiembre de 1849), pp. 278-280; 36 (9 de septiembre de 1849), pp. 286-288; 37 (16 de septiembre de 1849), pp. 291-295.

Vicente Barrantes, «El espejo de la verdad. Cuento fantástico», Semanario Pintoresco Español, 3 (16 de enero de 1853), pp. 20-23; 5 (30 de enero de 1853), pp. 37-38; 7 (13 de febrero de 1853); 9 (27 de febrero de 1853), pp. 67-70.

 

Otras colaboraciones


Vicente Barrantes, «El ciego. A mi respetable amigo el señor marqués de Herrera» [«Eso que en torno mío...»], Semanario Pintoresco Español, 27 (7 de julio de 1849), pp. 215-216. [Fechada en Madrid, febrero de 1849].

Vicente Barrantes, «Esopo el Frigio. Anécdotas biográficas», Semanario Pintoresco Español, 40 (6 de octubre de 1850), pp. 318-319; 41 (13 de octubre de 1850), pp. 321-323.

Vicente Barrantes, «Estudios sobre literatura del siglo xviii. Eugenio Gerardo Lobo», Semanario Pintoresco Español, 34 (25 de agosto de 1850), pp. 266-268; 35 (1 de septiembre de 1850), pp. 274-277.

Vicente Barrantes, «El loco de la montaña. Imitación de las baladas» [«Teresa es la inocente tortolilla...»], Semanario Pintoresco Español, 52 (29 de diciembre de 1850), pp. 412-415.

Vicente Barrantes, «El juicio de los siglos. En el Escorial» [«Lágrimas de corage...»], Semanario Pintoresco Español, 16 (20 de abril de 1851), pp. 127-128. [Fechada en San Lorenzo del Escorial, 7 de junio de 1850].

Vicente Barrantes, «Esposa sin desposar. Balada. A la señora doña Paula Rosales de Salamanca» [«Carlos quinto, rey de España»], Semanario Pintoresco Español, 43 (26 de octubre de 1851), pp. 343-344. [Fechada en Badajoz, 12 de septiembre]

V. Barrantes, «Madrigal» [«No pidas a mi labio balbuciente...»], Semanario Pintoresco Español, 12 (21 de marzo de 1852), p. 96.

V. Barrantes, «El último pensamiento de Napoleón» [«No pasarás de aquí. ¿Nadie en el mundo...»], Semanario Pintoresco Español, 22 (20 de mayo de 1852), p. 172.

Vicente Barrantes, «La misma conciencia acusa. A D. Luis de Eguílaz» [«A pasos agigantados...»], Semanario Pintoresco Español, 24 (13 de junio de 1852), p. 187.

Vicente Barrantes, «Mucho y poco» [«Estudiante de mis ojos...»],  Semanario Pintoresco Español, 25 (20 de junio de 1852), pp. 199-200.

V. Barrantes, «Al mismo asunto. A mi buen amigo el marqués de Tabuérniga» [«Cuán bien al lado del señor reposa...»], 33 (15 de agosto de 1852), p. 264.

Vicente Barrantes, «Cruzada contra el teatro en el siglo xvii», Semanario Pintoresco Español, 45 (7 de noviembre de 1852), pp. 353-356.

V. Barrantes, «Los treinta años», Semanario Pintoresco Español, 49 (5 de diciembre de 1852), pp. 386-388.

V. Barrantes, «En el álbum de Milady C...» [«Dame de tu poeta...»], Semanario Pintoresco Español, 45 (6 de noviembre de 1853), pp. 360-361. [Fechado el 4 de mayo de 1853, a bordo del vapor San Telmo].

Vicente Barrantes, «Dos santos y un rey. Balada» [«¡Hurra! Allí están. –Mil turbantes...»], Semanario Pintoresco Español, 52 (25 de diciembre de 1853), pp. 415-416.

Vicente Barrantes, «Ritja. Balada» [«Como el águila del Líbano...»], Semanario Pintoresco Español, 10 (5 de marzo de 1854), pp. 79-80.

Vicente Barrantes, «Las siete canciones del mes de mayo. Balada» [«Divino mes de mayo...»], Semanario Pintoresco Espñaol, 21 (21 de mayo de 1854), p. 166-168.

V. Barrantes, «En un álbum» [«Un sentimiento puro...»], Semanario Pintoresco Español, 22 (21 de mayo de 1854), p. 192.

V. Barrantes, «En el álbum de Matilde Díez» [«Del pobre Manzanares...»], Semanario Pintoresco Español, 24 (11 de junio de 1854), p. 328. [Fechada en Sevilla el 30 de marzo de 1853].

V. Barrantes, «El pan. Balada» [«Señores que en el banquete...»], Semanario Pintoresco Español, 2 (7 de enero de 1855), p. 16. [Fechada el 10 de enero de 1853 o 1855]

V. Barrantes, «Lo que se ve desde una torre cristiana», Semanario Pintoresco Español, 27 (8 de julio de 1855), pp. 212-213.

V. Barrantes, «Madrigal» [«Con júbilo inocente...»], Semanario Pintoresco Español, 23 (8 de agosto de 1856), p. 184.

 

Montserrat Amores


Bibliografía consultada

 

Bernal Salgado, José Luis, «Vicente Barrantes» en Frank Baasner y francisco Acero Ayuso, dir., Doscientos críticos literarios en la España del siglo xix, CSIC, Madrid, 2007, pp. 123-127.

Cortijo Valdés, Antonio, Biografía de Barrantes, Imprenta de Julián Peña, Madrid, 1873, 77 pp.

Rodríguez Moñino, Antonio, «Bibliografía de don Vicente Barrantes», Revista del Centro de Estudios Extremeños, 4 (1945), pp. 461-484.

Imprimir