GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador · Informe de cuentos · «Los zapatos de la infanta. Cuento »

Título: «Los zapatos de la infanta. Cuento»
Título Original:
Variantes del título:
Autor: Anónimo - traducciones - ()
Traductor: - ()
Firmado:
Revistas: Semanario Pintoresco Español, -, 34, 35, 37, 39, 40 (22 de agosto de 1852; 29 de agosto de 1852; 12 de septiembre de 1852; 26 de septiembre de 1852; 3 de octubre de 1852), pp. 268-270, 274-275, 291-293, 311-312, 317-318.
Volúmenes:
Variantes:
Resumen: Orfelina es una princesa con un secreto: cada día gasta unos zapatos. El padre la ofrece en matrimonio al hombre que descubra por qué sus zapatos amanecen rotos todas las mañanas. Ningún príncipe de los que lo intentan logra descubrirlo hasta que un pastor lo intenta y la princesa, cubriéndolo con una capa que lo hace invisible y calzándolo con una especie de botas de siete leguas, se lo lleva a repartir caridad por el mundo.


Lo primero que se encuentran es un naufragio y Orfelina salva a todos los tripulantes del barco y devuelve la vida a un joven marinero «único arrimo de una madre desgraciada y de cuatro hermanitos huérfanos». Devuelve la vista a un viejo marino que perdió la vista tratando de averiguar sobre los mapas cartográficos una ruta que reportase beneficios a su país. Llegan a Italia, entran en un palacio y despojándose de las capas se hacen visibles ante dos jóvenes que resultan ser «hermanas» de Orfelina y que son la Paz y la Riqueza, que llaman a Orfelina Caridad. Prosiguen su camino y ahora, en un rápido resumen, se nos dice que «allí descubrían la inocencia empañada por la calumnia; acá legitimaban las justas esperanzas de la virtud; allá perseguían al vicio...». A la mañana siguiente ante la corte reunida cuenta Alibar lo que hace la princesa por las noches, pero los cortesanos parecen reacios a creerlo. Les presenta las pruebas (monedas, telas, perlas) que ha ido recogiendo en los diferentes lugares en los que han estado y hace aparecer también a todas las personas a las que la princesa ha favorecido.


La moraleja, dirigida a los niños para los que se cuenta el cuento, es triple: «Aprended en Alibar la constancia... Aprended en Orfelina a practicar las buenas obras pero a callarlas... Aprended en el desengaño de los pretendientes a Orfelina, a no partir de ligero y sin examen en el juicio que debe formarse de los hechos humanos...».

Temas, motivos y tipos: Apariencias. Caridad. Viaje maravilloso.
Aspectos formales: El cuento se publicó en cinco entregas y está dividido en once capítulos señalados con numeración romana. Solo en la primera de las entregas se añade el subtítulo «Cuento» tras el título. Está narrado en tercera persona omnisciente. No obstante el narrador se presenta a sus lectores como «muy viejo ya». También se dirige a unos lectores a los que llama «niños queridos» y, luego, «pobres niños».

Sección:
Observaciones: Se trata probablemente de una traducción. Va acompañado de ocho ilustraciones intercaladas con el texto, que están situadas muy cerca del momento al que hacen alusión, a veces incluso sirven casi de pie de grabado, y representan los siguientes momentos: la mano de la princesa descorriendo una cortinilla para mejor observar a Alibar; Orfelina lanzándole la carta a Alibar; Orfelina vestida de amazona; el capitán del barco naufragado con el joven marinero muerto en sus brazos; el viejo cartógrafo; su hija envuelta en una capa; la muchacha avisando al médico, que estaba cazando, que acuda a visitar a su padre; Orfelina rodeada de cuatro jóvenes que la coronan de flores.


 

Clasificación genérica: Alegórico. Fantástico.

María Jesús Amores

Imprimir