GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador · Informe de cuentos · «Una colonia de catalanes »

Título: «Una colonia de catalanes»
Título Original:
Variantes del título:
Autor: Anónimo - traducciones - ()
Traductor: - ()
Firmado:
Revistas: Semanario Pintoresco Español, -, 136 (4 de noviembre de 1838), pp. 760-762.
Volúmenes:
Variantes:
Resumen: Cerca de Marsella hay una colonia de catalanes que no se relaciona con nadie. En 1817 el más importante de ellos es Pepe. Su hija, Pepita, conoce a un rico comerciante holandés cuando va a vender el pescado a Marsella y se enamoran. Pero Pepita no quiere que le diga nada a su padre porque sabe que lo rechazará. Un día le dice que vaya comprar la barca de su padre, llamada Jacinta, que este vende enojado después de un mal día de pesca. Tres días después, Ludger vuelve a la colonia para destruir la barca, a lo que el catalán, olvidada ya su ira contra la Jacinta, se opone, proponiéndole la reventa de la Jacinta. Ludger se niega y entonces aparece Pepita. Al decirle el padre que no la rompa para no hacer llorar a Pepita, ya que la Jacinta es su dote, Ludger le propone cambiar a Pepita por la Jacinta a lo que Pepe responde que quizá Pepita no quiera. A una señal de Ludger dan un golpe a la Jacinta y hacen saltar astillas. Entonces Pepita se arroja a los brazos de su padre diciéndole que está dispuesta a «sacrificarse» con tal de salvar la barca.

Temas, motivos y tipos: Amor. Astucia. Matrimonio.
Aspectos formales: Es un narrador externo omnisciente, que refiere los pensamientos de sus personajes, opina sobre las relaciones entre marselleses y catalanes, o sobre la hermosura de las mujeres meridionales frente a las holandesas. El cuento se inicia con una larga caracterización de «los catalanes», de su aislamiento, y de la importancia que otorgan a sus barcas, que permiten entender mejor el engaño que Pepita y Ludger traman.

Sección:
Observaciones: Cierra el cuento un pequeño grabado.


Probablemente se trate de una traducción.

Clasificación genérica: Humorístico.

María Jesús Amores

Imprimir