GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador · Informe de cuentos · «La gruta del hombre muerto »

Título: «La gruta del hombre muerto»
Título Original: «La Combe de l'Homme Mort»
Variantes del título:
Autor: Nodier, Charles - ()
Traductor: - ()
Firmado:
Revistas: Semanario Pintoresco Español, -, 12 (25 de marzo de 1855), pp. 91-94.
Volúmenes:
Variantes:
Resumen: El 1 de noviembre de 1561 llegan dos viajeros a casa de la anciana Huberta, la cual cuenta el origen del nombre del lugar a petición del señor Colás Papelín, y a expensas de las reticencias del otro visitante llamado Pancracio Chouquet. El lugar pasó a denominarse la gruta del ermitaño cuando cien años atrás llegó un ermitaño que imitaba a Dios y trajo mucha prosperidad al pueblo. Al cabo de un tiempo llegó un joven extranjero al pueblo y todos vieron con buenos ojos que ayudara al ermitaño. El 1 de noviembre de 1531, cuenta Huberta que su esposo Teófilo se despertó en la noche sobresaltado porque había soñado que asesinaban al ermitaño y acudió a la ermita para asegurarse. Al llegar comprueba que, efectivamente, Odilón estaba moribundo. Se cuenta que el joven extranjero pudo salir del lugar a través de un contrato con el demonio, lo cual era verosímil porque se supo que el chico fue discípulo en Metz del hechicero Cornelio y porque en la habitación del ermitaño se encontró un escrito con caracteres diabólicos, que descifró un eclesiástico, en el cual se daban treinta años al joven. Cómo no, el joven no es sino Chouquet, al que le falta un mechón de pelo igual que al joven asesino, y de ahí sus reticencias a que se contara la historia. Entonces el relato nos devuelve al presente, 1561, es decir, los treinta años se han cumplido, y Chouquet es encontrado muerto al día siguiente. Desde entonces la gruta pasó a llamarse la gruta del hombre muerto.

Temas, motivos y tipos: Virtud cristiana. Ermitaño/a. Mago. Castigo. Miedo. Aliado del diablo. Diablo. Muerte violenta.
Aspectos formales: Narrador objetivo que se detiene en la descripción del espacio natural que da nombre al relato y, a continuación, crea el cronotopo idóneo para ceder la voz a un narratario que contará la leyenda a los oyentes. El diálogo que se entabla entre los personajes tiene como propósito la creación de misterio.

Sección:
Observaciones: Como señala Lídia Jané (Las leyendas de carácter sobrenatural publicadas en el Semanario Pintoresco Español (1836-1857). Trabajo de investigación, UAB, 2008, p. 26-27), de donde se ha extractado el resumen del relato, «La gruta del hombre muerto» es traducción fiel de «La Combe de l'Homme Mort» (Le Salmigondis, 1833), aunque se han cambiado algunos nombres de los personajes.

Clasificación genérica: Fantástico. Legendario.

Montserrat Amores

Imprimir