GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador · Informe de cuentos · «El filósofo »

Título: «El filósofo»
Título Original:
Variantes del título:
Autor: Anónimo - traducciones - ()
Traductor: Real de Mendoza, Ramón - ()
Firmado:
Revistas: El Mundo Pintoresco, III, 19 (6 de junio de 1860), pp. 146-147.
Volúmenes:
Variantes:
Resumen: Ya desde su infancia, Pedro Nicollet se había mostrado un chico desapasionado y extraordinario a la vez, que a ojos de otras personas resultaba «extraño»: era dado a la soledad y meditaba sobre la naturaleza o sobre Dios, a diferencia de otros jóvenes del colegio. Juan Jacobo Nicollet, su padre, «conservador de hipotecas» y miembro de la Academia de Soissons, se mostraba dubitativo sobre si su hijo sería capaz de mantener la reputación de su apellido. Finalmente, tras la muerte de su padre, Pedro goza de una herencia que le reporta «suficiente dinero para ser filósofo y poco para no serlo», tal y como decide inscribir en la lápida mortuoria de su padre.


Tras un tiempo, Nicollet, con ya dieciocho años, se reencuentra con quien había sido uno de sus amigos durante la infancia: éste le pregunta por su vida.  Pedro contesta que vive retirado en la isla de San Luis, en una casa donde goza de la tranquilidad suficiente para poder pensar y reflexionar –como ya hacía durante su infancia– y leer aquello que le interesa. Su amigo, que conoce la inteligencia de Pedro, le propone marchar con él, pues le abrirá las puertas al «mundo intelectual» y podrá gozar de una vida con mayor nivel económico y social. Nicollet se muestra poco interesado  ante dicha proposición.


Pasado algún tiempo, el amigo de Pedro se encuentra en «El café del Capuchino» con Ernesto d'Abrissot, un antiguo compañero suyo y enemigo declarado de Pedro Nicollet a causa de una deuda pendiente con su tía. Ernesto se propone vengarse de Nicollet de la manera que menos le va a complacer: colmándole de lujos y riquezas. Se hace pasar por su amigo, dejando a un lado el rencor, para que conozca a diversas personalidades de cierto renombre en diversos campos, tanto científicos como artísticos, y le regalen objetos de valor que para él son vanos: de Alfonso Karr recibe un perro de Terranova, Delacroix le regala un boceto de su Muerte de Marco Aurelio… Todo ello para Nicollet no hace más que acrecentar su pobreza. Al ver el renombre que ha conseguido tener entre la sociedad parisina, y con la inmensidad de riquezas que no puede mantener, decide que su mejor salida va a ser el suicidio, pues odia la ostentación y se consideraba más feliz en su casa de San Luis, con la herencia que le dejó su padre. De esta manera, D'Abrissot cumple su venganza.

Temas, motivos y tipos: Vanidad. Rescate. Paso del tiempo. Fuerza de voluntad. Cambio de fortuna. Traición. Suicidio.
Aspectos formales: «El Filósofo» se divide en trece breves apartados –si incluimos la moraleja que se recoge al final del cuento–, de forma que el relato muestra una evolución paulatina del personaje principal que lleva a la reflexión última. Es notable el uso de nombres de personalidades conocidas a las que acude el autor para recrear la peripecia: Delacroix, Karr, Lamartine o George Sand. Las escenas que se suceden son similares; excepto el inicio de la narración –a modo de presentación de Nicollet– y el final –la intención del personaje principal y la posterior moraleja–, todas siguen prácticamente el mismo procedimiento narrativo, a modo del tradicional «exemplum». El narrador se incluye en el relato como el amigo que se reencuentra con Nicollet después de muchos años y quien le incita a que se desplace de San Luis. Hay diversas descripciones en las que subyacen el verdadero carácter del protagonista: para éstas el autor utiliza un lenguaje y unas comparaciones de estilo «sublime». El resto de la narración la forman los diálogos y los diversos pensamientos que acabarán provocando la resolución final del protagonista.

Sección:
Observaciones: Teniendo en cuenta los personajes y espacios en los que se ambienta el relato, y considerando que la narración se publica sin firma en El Mundo Pintoresco, cabe pensar que nos hayamos ante una traducción.

Clasificación genérica: Moral.

Óscar Real

Imprimir