GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador · Informe de cuentos · «Un recuerdo de amor »

Título: «Un recuerdo de amor»
Variantes del título:
Autor: Muñoz y Gaviria, José - ()
Revistas: Museo de las Familias, XIII, (1855), pp. 206-211.
Volúmenes:
Variantes:
Resumen: En una casa de campo cerca de Sevilla y del río Guadalquivir pasan el verano el señor Pacheco, propietario de cortijos y olivares, su esposa doña Antonia y una sobrina, Concepción o Conchita, de dieciocho años, casadera. Una de las aficiones de las dos señoras es tocar el piano y cantar, y deciden celebrar un concierto. Una tarde, van a visitar a Luis de Lara, un joven rico, para invitarlo, pero cuando llegan a su hacienda, Buena Esperanza, parece que no está; el jardinero, tío Andrés, les enseña la casa y el jardín. Conchita fantasea sobre las virtudes de Luis de Lara. Pacheco, que es su amigo, va a hablar con él tres días después y consigue que acceda a ir al concierto. Este se celebra cinco días después, un domingo por la noche. Conchita, muy guapa, canta muy bien y, mientras lo hace, entra Luis de Lara. Pacheco se lo presenta a su esposa; es muy feo. Doña Antonia le indica a su sobrina quién es él y Conchita se lleva una gran decepción; afirma que su tío había hecho mal presentándoselo como un hombre interesante, porque había estado amando a una ilusión. Doña Antonia riñe a Pacheco, quien le contesta que Luis de Lara era bueno e inteligente. Doña Antonia y Conchita conversan y concluyen que era imposible casarse con un hombre tan feo. Los tres se marchan pronto a Madrid y, dos meses después, Pacheco recibe por carta la noticia de la muerte de Luis de Lara y da a leer a su esposa otra misiva suya. En ella explica que su vida había sido muy infeliz por culpa de su fealdad y que ya a los veinte años se había retirado a Buena Esperanza. Era muy sensible y estaba seguro de que era espantoso; de hecho, el día en que lo habían visitado se había escondido. Se enamoró súbitamente de Conchita, aunque se deprimió cuando se vio en un espejo y comprendió que nadie podría amarlo. En el concierto, alcanzó a oír que Conchita lo había amado antes de conocerlo y a ver que se llevaba un gran chasco. Esto lo hundió en la depresión y lo acercó a la muerte. Deja unos naranjos a Conchita, que los había admirado, y ella los conservará siempre, incluso cuando se case, enviude y, pronto, muera. Al final terminarán plantados en la hacienda Buena Esperanza.

Temas, motivos y tipos: Casamentera. Amistad. Amor. Esperanza. Joven romántico/a. Misántropo. Amor no correspondido. Tristeza. Desengaño amoroso. Amor trágico. Muerte. Testamento.
Aspectos formales: Consta de cinco capítulos indicados con números romanos. El primero es una reflexión sobre la fealdad, particularmente la masculina, que incluye una copla: «Todo feo que se casa / Y tiene muger bonita / Hasta que llegue á ser vieja / El susto no se lo quita…». El quinto contiene una larga carta, aunque al inicio y al final aparece el narrador omnisciente, que es general en el cuento. La trama se inicia con una analepsis a propósito del recuerdo que despierta en el narrador un resto material del desarrollo del cuento (los naranjos regalados). La historia sucede básicamente en un verano (aunque la conclusión resume varios años hasta llegar a un tiempo cercano al inicial del narrador), pero se desarrolla sobre todo en tres episodios separados: una tarde, la noche de un domingo cinco días después y un día dos meses después. Todo sucede en dos casas de campo cercanas a Sevilla y al Guadalquivir, excepto el tercer episodio, situado en Madrid.

Sección: Estudios recreativos
Observaciones:
Clasificación genérica: Moral. Sentimental.

Bernat Castro

Imprimir