GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador · Informe de cuentos · «Un caso raro »

Título: «Un caso raro»
Variantes del título:
Autor: Ochoa, Eugenio de - ()
Revistas: Semanario Pintoresco Español, -, 2 (10 de abril de 1836), pp. 20-21.
Volúmenes:
Variantes:
Resumen: Existía en Jaén no hace muchos años una casa de campo, la casa del duende, porque cuando se entraba en ella con una vela apagada, esta se encendía sola y, al revés, si estaba encendida al punto se apagaba. El narrador explica el porqué de este fenómeno. Antiguamente vivía en esa ciudad un tal Mateo Bergante, quien desde su infancia empezó a cometer pequeñas fechorías y a no respetar bienes ajenos. Acabó marchándose del hogar familiar y deambuló por el mundo practicando sus latrocinios, hasta que le prendió la justicia y fue condenado a muerte. Antes de ejecutarse la sentencia, se le apareció el diablo en el calabozo, quien le propuso un pacto: que le alargaría la vida dos años más a cambio de que le entregara su alma al cabo de este tiempo. Antes de cumplirse el plazo, Mateo se retiró a la susodicha casa de campo, que previamente había mandado construir con sus ganancias, en compañía de un franciscano y de una asistenta. Una noche, mientras cenaban, la buena mujer vio en la bodega al demonio, el cual le transmitió su deseo de entrevistarse con el mozo, ya que ese mismo día se cumplía el plazo. Este le pidió ayuda al fraile. Ambos bajaron al sótano con una vela encendida y el franciscano le pidió al diablo que les dejara antes terminar la cena y que tan pronto se consumiera la vela Mateo le donaría su alma. El diablo aceptó y entonces el fraile apagó de golpe la vela, con lo que aquel quedó burlado. Mateo guardó la vela y pudo vivir muchos años. Cuando murió, como San Pedro se negara a admitirle en el cielo, hubo de retornar en espíritu a la casa. Desde entonces Satanás enciende todas las velas que halla, pero Mateo las apaga.

Temas, motivos y tipos: Paso del tiempo. Riqueza. Pena de muerte. Diablo bobo. Plazo. Astucia. Burlador burlado. Fantasma.
Aspectos formales: Cuento folclórico narrado en tercera persona. No hay subdivisiones en capítulos. Transcurre durante un tiempo indeterminado, que discurre linealmente por lugares imprecisos hasta terminar en el interior de una casa de campo durante una noche. El discurso narrativo alterna con los diálogos.

Sección: Literatura
Observaciones: El relato se justifica como explicación folclórica de un fenómeno extraño de naturaleza sobrenatural.

Clasificación genérica: Fantástico. Folclórico. Popular. Religioso.

Enrique Miralles García

Imprimir