GICES XIX UAB


Ministerio de Ciencia e Innovación

Buscador · Informe de cuentos · «Un bárbaro y un barbero »

Título: «Un bárbaro y un barbero»
Variantes del título:
Autor: Un aficionado lugareño - ()
Revistas: Semanario Pintoresco Español, -, 32, 33 (11 de agosto de 1844; 18 de abril de 1844), pp. 254-255, 259-260.
Volúmenes:
Variantes:
Resumen: La primera parte del relato refiere la leyenda, según la cual un barbero de Madrid se habría dedicado durante mucho tiempo a asesinar, cortándoles el cuello, a sus clientes más gordos. Los cadáveres, que luego caían por una trampilla situada en la misma barbería, eran convertidos en salchichas por dos ayudantes extremeños. Las dos siguientes partes narran cómo Asensio Móstolo -conocido como «el tío Pan de boda», dada su profesión de panadero ambulante- queda tan fuertemente impresionado por la historia que coge miedo a los barberos. Un día que, desde su pueblo, se acerca a Madrid para vender pan y, de paso, realizar algunas gestiones con su abogado, no tiene otro remedio que entrar en uno de estos establecimientos y solicitar un afeitado. Como el barbero se da cuenta de la aprensión de Móstolo, le gasta una broma al preguntarle por la calidad de su sangre; en respuesta, el tío Pan de boda huye despavoridamente de la barbería. A partir de ese día, no deja que otra persona lo afeite más que su mujer, cosa que ella hace hasta el día de su muerte. Luego, Asensio Móstolo ingresa en la orden de los capuchinos, evitando así que nadie se acerque nunca más a su barba... y a su garganta.

Temas, motivos y tipos: Miedo. Rústico.
Aspectos formales: El relato se divide en tres partes numeradas. El narrador es omnisciente (con omnisciencia selectiva en las partes II y III, donde el narrador presenta focalización interna, al asumir la perspectiva del personaje principal: Asensio Móstolo). Aparecen algunos monólogos interiores, que dan cuenta de la conciencia del protagonista, y en la última parte tiene cierto desarrollo una escena dialogada entre Asensio Móstolo y el barbero. El texto destaca por su comicidad, no solo por el tipo de situaciones descritas, sino también por el lenguaje empleado, bastante retórico y que combina dichos populares, palabras de argot, cultismos, refranes y expresiones latinas.

Sección: Costumbres
Observaciones: Con relación a los otros relatos pertenecientes a «Un aficionado lugareño», en este el componente costumbrista es menos pronunciado, disfrutando la narración de un mayor protagonismo. El relato parte de la leyenda popular del barbero asesino y el pastelero de carne humana, extendida en Europa a partir de principios del siglo XIX y que da origen, por ejemplo, al célebre cuento «Sweeney Todd» (1846), cuya autoría suele atribuirse al inglés Thomas Prest. Simón-Díaz, en su catálogo, anota mal la fecha de la revista: no es 1847, sino 1844.

Clasificación genérica: Costumbrista.

Ana Casas

Imprimir